Buscar
  • Luis Enrique López León

Cómo adaptarse a la nueva normalidad. Parte 2

Si te perdiste la primera parte, léela aquí.

Hay una historia que a mí me causa mucha gracia, no tanto por lo que cuenta, sino porque lo relaciono con varias personas que conozco. Es acerca de unos gemelos que estaban de cumpleaños.


Los gemelos estaban cumpliendo 21 años y cada uno esperaba un regalo de sus padres. El gemelo pesimista quería un carro cero kilómetros y el optimista quería un caballo.


Los padres de estos muchachos no tenían tanto dinero para comprar ambas cosas, así que queriendo quedar bien con ambos, al pesimista le dieron un carro usado, que si bien no era último modelo, tampoco presentaba ningún tipo de falla; mientras que al optimista le regalaron una paca de alfalfa.


Los hermanos al ver sus regalos se sorprendieron porque aunque no era lo que habían pedido, al menos hubo regalo para los dos.


El pesimista se subió al carro y revisó que todo estaba en perfecto estado y dijo “todo está muy bien, pero eso seguro es porque dentro de poco me voy a estrellar o me va a dar algún tipo de problemas”.


Por otra parte, el optimista cargó la paca de alfalfa y lo llevó feliz de la vida, hasta el patio de la casa. Al llegar hasta allí, abrazó a su padre y le dijo “gracias papá porque ya me regalaron el alimento para el caballo que dentro de poco tendré”

No sé si esta historia sea real o no, pero estoy seguro de que si las hemos visto o vivido muchas veces.


Hay tantas personas que no perdieron su trabajo con la pandemia, algunos siguen en casa, con su sueldo al 100%, y otros ya volvieron a trabajar: tienen estabilidad y buenas prestaciones, y se presentan a trabajar con un montón de quejas y excusas, sin percatarse de que tienen mucho más que otras personas en esta situación. Cuántos empleos se han perdido, cuantas negocios han quebrado.


Nos quejamos tantas veces del tráfico, del gobierno, de las decisiones de los gobiernos… Claro… Nos quejamos de lo que sea, sin ver que cada situación puede estarnos dando la oportunidad de crecer.

O por el contrario, ¿tú verías en un regalo insignificante, como una paca de alfalfa, la oportunidad y el impulso para ir tras aquello que quieres? ¿Darías gracias a nuestro Padre por habernos dado ese regalo?


La decisión sigue siendo tuya porque si en medio de algún cambio solo ves el lado

malo y esperas las consecuencias, no estarías siendo una persona de acción, sino solo de palabras.


En cambio, si te adaptas al cambio y das lo mejor de ti, llegará el momento en el que entenderás que la lucha de hoy, será la experiencia que tendrás mañana y que con certeza te ayudará a crecer y entender mejor las cosas.


Me gustaría cerrar con una hermosa frase de Hellen Keller, que dice “El optimismo es la fe que conduce al logro; nada puede realizarse sin esperanza.”


Así que te animo hoy a incrementar tu fe y esperanza en ti, pero sobre todo en Dios que todo lo puede y te da a ti la fuerza y el entusiasmo necesario.

Que estés bien.


Escríbeme a mi WhatsApp, haciendo clic aquí, o si prefieres guarda mi contacto, soy tu amigo y ¡cuentas conmigo!

Luis Enrique López León

+521 61 22 14 18 82

intencionalmexico@gmail.com


Conoce al coach haciendo clic aquí

2 vistas

6122141882

©2020 por Intencional México. Creada con Wix.com