Buscar
  • Luis Enrique López León

Si hay un secreto para hacerse rico, ¿por qué no hay tanto ricos en el mundo?

Actualizado: ago 24


La respuesta es muy sencilla. ¡No queremos vivir el proceso! Estamos en la generación de las microondas. Abrimos un vaso de sopa instantánea, le vertemos agua, lo metemos al horno de microondas, lo activamos 3 minutos y estamos apresurando al tiempo para que esté lista nuestra sopa. Así pasa en cada cosa que hacemos en la vida. Queremos la recompensa inmediata de todo y nos negamos a pasar por el proceso.


Viví atrapado en ese engaño la mayor parte de mi vida hasta ahora. Cuando me frustré por no haber logrado tanto como esperaba lograr a mi edad, me di cuenta que había equivocado mi método. Emprendía algo con la esperanza, y solo la esperanza de que fructificara de inmediato, y ¿qué crees? adivinaste, eso nunca ocurrió.


Fue hasta que cambié mi sistema de creencias. Que eliminé el absurdo pensamiento de que las cosas ocurren fácil y rápido y comencé a actuar con decisión y persistencia.


Desde el lanzamiento de Rich Life, he recibido innumerables mensajes de personas interesadas en conocer los detalles de que se trata el sistema, ¡y me he sentido complacido! Pero muchas de esas personas, quiebran su bola de cristal cuando les cuento que no es milagroso, que deben seguir un sistema que requiere intención y acción y desisten. No vuelven a responder mensajes de correo ni llamadas. ¡No están dispuestos a hacer lo que les toca para lograr sus metas!


Si tú decidiste abrir este link y leer hasta acá, ¡créeme que estás muy por encima del 90% de las personas que me han preguntado por Rich Life!


Me ha causado un profundo impacto ver cómo las personas llegan a tener a unos cuantos pasos de distancia este sistema y ¡lo dejan escapar! Solo por no estar dispuestos a cubrir una cuota de inscripción (que es mínima en comparación con lo que pueden obtener a cambio) y por no estar dispuestos a dedicar tiempo y esfuerzo para ponerlo en marcha.


En el texto original de Piense y Hágase Rico (que estudiaremos a fondo en el programa), está una historia particular que quiero compartirte como adelanto para que termines de convencerte de lo pertinente que es para ti el sistema. Después del relato, sigo contándote:


Una de las causas más comunes del fracaso es el hábito de abandonar cuando a uno lo vence una derrota temporal. Todo el mundo es culpable de este error en un momento u otro. Un tío de R.U. Darby fue presa de la "fiebre del oro" cuando tuvo lugar el fenómeno y se fue al oeste a CAVAR Y HACERSE RICO. Desconocía que más oro se ha extraído del cerebro de los hombres del que jamás se ha extraído de la tierra. Consiguió una licencia y fue a trabajar con un pico y una pala. Su partida fue dura, pero su deseo de encontrar oro era definitivo.


Tras varias semanas de trabajo obtuvo la recompensa de descubrir una veta de este brillante mineral. Necesitaba maquinaria para extraerlo a la superficie. Con gran discreción tapó la mina, regresó a su casa en Williamsburg, Maryland y les habló a sus familiares y a algunos vecinos de su "descubrimiento". Entre todos reunieron el dinero para adquirir la maquinaria necesaria, y la enviaron. Darby y su tío regresaron a la mina para seguir trabajando.


Extrajeron de la cantera un primer carro del mineral y lo enviaron a un fundidor.

¡El resultado probó que tenían una de las minas más ricas de Colorado! Con algunos carros más de ese mineral saldarían todas sus deudas. Entonces empezarían a llegar las grandes ganancias.


¡Hacia abajo fueron las perforadoras! ¡Hacia arriba fueron las esperanzas de Darby y de su tío! Pero entonces algo ocurrió ¡La veta de oro desapareció! ¡Habían llegado al final del arco iris y la olla de oro no estaba allí! Siguieron perforando, intentando encontrar desesperadamente la veta otra vez, pero no lograron ningún resultado.


Finalmente, decidieron RENDIRSE. Vendieron la maquinaria a un chatarrero por unos pocos cientos de dólares y tomaron el tren de regreso a casa. ¡Algunos chatarreros son ingenuos, pero éste no lo era! Llamó a un ingeniero de minas para que examinara la mina e hiciera unos cálculos. El ingeniero le explicó que el proyecto había fracasado porque los dueños no estaban familiarizados con las "vetas falsas".


¡Sus cálculos indicaban que la veta se hallaba SÓLO A UN METRO DE DONDE LOS DARBY HABÍAN DEJADO DE PERFORAR! ¡Y allí es exactamente dónde lo hallaron!


El "Chatarrero" extrajo millones de dólares en oro de la mina porque fue lo suficientemente inteligente como para pedir el consejo de un experto antes de darse por vencido. La mayor parte del dinero que se invirtió en la maquinaria se debía a los esfuerzos de R.U. Darby, quien era entonces un hombre muy joven. El dinero procedía de sus familiares y vecinos quienes habían confiado en él. Aunque tardó varios años, les devolvió hasta el último centavo.


Mucho tiempo después, Darby se recuperó de su pérdida, cuando descubrió que el DESEO podía convertirse en oro. El descubrimiento llegó después de ingresar en el negocio de la venta de seguros de vida.


Sin perder de vista el hecho de que había perdido una enorme fortuna porque él mismo se había DETENIDO a un metro del oro, Darby sacó partido de esta experiencia en el trabajo que eligió sirviéndose del sencillo método de decirse a sí mismo, "me detuve a un metro del oro, pero nunca me detendré porque los clientes me digan que no cuando les pida que compren un seguro".


Darby fue uno de los pocos hombres que conformaban un pequeño grupo de menos de cincuenta integrantes que en aquella época vendían más de un millón de dólares anualmente en seguros de vida. Debió su "tenacidad" a la lección que aprendió a raíz del "abandono" de su mina de oro.


Antes de que aparezca el éxito en la vida de cualquier persona, seguro que va a padecer frustraciones temporales y quizás, algún fracaso. Cuando una persona sufre una derrota, lo más fácil y lo más lógico es RENDIRSE. Eso es precisamente lo que hace la mayoría.


¡No te quedes a un metro del oro! Estás muy cerca de iniciar tu camino a la riqueza que, no es corto, no es milagroso, no es automático. Pero sí es efectivo. ¡Haz todo lo que esté a tu alcance para ser mejor en lo que haces! Así es como se logra la riqueza, haciendo lo que amas y haciéndolo tan bien que la gente se sienta feliz de pagarte por hacerlo.


Este sistema solo funciona para aquellos que creen en él, pero sobre todo para aquellos que creen en sí mismos. ¡No lo pienses más! Yo seré tu guía y te acompañaré. ¡Vamos a hacerlo!

37 vistas

6122141882

©2020 por Intencional México. Creada con Wix.com